Cada vez son más personas las que compran medicinas ilegales por no poder acceder a ellas en las farmacias al no disponer de receta. Las normas que se están integrando en el mundo entero sobre la necesidad de usar receta han empujado a muchas personas a buscar una solución para el acceso a estos calmantes. Pero, por desgracia, lo que están haciendo es exponerse a un gran riesgo.

Según las autoridades de Estados Unidos, los estudios que han realizado indican que estas medicinas ilegales de contrabando suelen incluir sustancias químicas muy peligrosas. Estas medicinas llegan desde China y están cargadas con químicos que pueden ser entre 50 y 100 veces más potentes que la morfina. El efecto en el organismo puede ser destructivo.

En Norte América se están haciendo redadas con cada vez más medicinas de contrabando. Dicen que en 2020 la cantidad se incrementó en un 430%, Lo que hacen los químicos que fabrican estas medicinas es intentar que su aspecto sea el de la oxicodona, hidrocodona, alprozolam y Adderall, para engañar a los consumidores. Pero, en la mayoría de los casos, lo que se encuentran en la composición de las pastillas es fentanilo en dosis que pueden ser letales.

Cada vez se están registrando más muertes por sobredosis debido al consumo de estas medicinas de contrabando. Se registran como muertes por sobredosis, pero lo que se esconde detrás de ello no son personas que tienen un problema de adicción a las drogas, sino normalmente individuos que necesitaban calmar los dolores y que han recurrido a las medicinas de contrabando por no necesitar receta o por ahorrar en el proceso de compra.

Eso supone un gran riesgo para las autoridades, que saben que tienen que trabajar más duro para bloquear la producción de estas pastillas y para educar mejor a los ciudadanos de forma que no se expongan a ese tipo de riesgo.

Artículos recomendados