Los datos se publican a destiempo y lentamente, pero Estados Unidos no oculta la cantidad de personas que han perdido la vida en su país como consecuencia de una sobredosis. En el año 2021, tal y como acaban de desvelar, se produjeron 106.699 muertes por sobredosis, lo que supone un aumento del 16% en comparación a los datos de 2020.

Como ya se imaginaban las autoridades, la droga principalmente responsable de esta enorme cantidad de muertes es el fentanilo. Quienes están al día de lo que ocurre en Norte América en la actualidad, saben que esta droga se ha transformado en el principal enemigo de la sociedad. No hace distinción y está acabando con las vidas de todo tipo de personas, incluso de niños que toman las pastillas por error confundiéndolas con caramelos.

El problema del fentanilo es la explosiva potencia que tiene esta droga, dado que tiene una fuerza 50 veces superior a la de la heroína. En 2021, las muertes provocadas por sobredosis de fentanilo aumentaron un 22% y es un dato que se cree que llegará mucho más alto cuando se desvelen los datos de 2022. Al mismo tiempo, las muertes por sobredosis de heroína han bajado un 32%.

Debido a las muchas muertes que se han producido por sobredosis en 2021, la cifra de esperanza de vida media del ciudadano en Estados Unidos se ha reducido. Ha llegado a un nivel 76,4 años, una esperanza de vida que no era tan baja desde hacía 25 años. Por supuesto, la COVID también ha influido, pero las muertes por sobredosis no dejan de ser uno de los problemas a los que se puede plantar cara si se invierten los recursos necesarios en ello.

Ahora mismo, Estados Unidos quiere frenar la expansión del fentanilo. Los profesionales del gobierno y la salud hablan con todos los jóvenes para que tengan cuidado y también intentan que no se dejen tentar por las ofertas para vender la droga.

Artículos recomendados